Un acompañamiento integral para estar mejor

En abril de este año pandémico recibí mis análisis de sangre y estaban todos “patas arriba”, un hipotiroidismo sin diagnosticar me tenía agotada, sin fuerzas ni ánimo de nada. El proceso que hicimos durante cuatro meses me abrió los ojos sobre todo, a una forma de alimentación nueva, que me hizo todo el sentido no sólo a nivel de comprensión (los materiales y talleres preparados por Citlalli son fabulosos) sino en las nuevas formas de llevar el día a día que fui incorporando. Agradezco la compañía siempre atenta y amorosa de Citlalli, y su perseverancia en un proceso que no fue fácil porque tenemos muchas resistencias (descubrí algunas que no conocía, jeje), pero que sigue dando frutos de bienestar.